Sección 3.1

Hipervínculos

¿Qué es un hipervínculo?

Un hipervínculo o hiperenlace es un elemento de un documento electrónico que hace referencia a otro recurso, por ejemplo, a otro punto dentro del mismo o de otro documento. Los hipervínculos nos permiten leer de documentos de manera no secuencial e incluso, puede conducirnos a otros documentos (p.ej. una página Web). Por decirlo llanamente los hipervínculos nos permiten hacer “saltos” dentro de un documento o entre documentos.

Aunque hasta ahora quizás no supieses que era un hipervínculo los llevas usando muchos años. Los hipervínculos o hiperenlaces son el elemento clave de la web. Las páginas web nos permiten "saltar" de unas a otras por medio de enlaces. Al texto que contiene hipervínculos se le suele llamar hipertexto.

Es importante recalcar que los hipervínculos sólo tienen sentido cuando el documento que estamos preparando va a ser leído a través de un dispositivo electrónico. Esto es cada vez más habitual gracias a los ordenadores y especialmente a las tabletas, libros electrónicos y teléfonos inteligentes. De hecho, las posibilidades que ofrecen los hiperenlaces suponen una ventaja de los documentos hipertextuales respecto a los documentos en formato papel.

Los hipervínculos se suelen representar como un texto en color azul y subrayado. Si el hipervínculo ha sido visitado, el texto aparecerá normalmente en morado. Este es el aspecto de un documento con un hipervínculo sin visitar y otro visitado.

Documento con hipervínculos

Mientras que para visitar un hipervínculo en internet nos basta con hacer clic sobre él, en Word tendremos que hacer clic mientras que tenemos la tecla Control pulsada. De hecho, si pulsamos la tecla control mientras el ratón está sobre un hipervínculo vemos que el puntero del ratón cambia y toma la forma de una mano con el dedo listo para pulsar. Además se nos muestra un rótulo con la ruta del vínculo y qué tenemos que hacer para seguirlo.

Hipervínculo y puntero de ratón

Partes de un hipervínculo y tipos de hipervínculos

Un hiperenlace o hipervínculo se compone de tres partes:

Vamos a distinguir dos tipos de hipervínculos:

Vamos a verlos con más detalle a continuación:

Hipervínculos externos al documento

Con estos hipervínculos podemos enlazar un fragmento de nuestro texto con una página web y con archivos de nuestro equipo. Para añadir un hipervínculo sitúa el cursor donde lo quieras insertar o selecciona el texto donde quieras insertar el hipervínculo y a continuación selecciona Insertar >> Vínculos >> Hipervínculo.

Grupo de opciones de Vínculos en la ficha Insertar

A continuación se desplegará el siguiente cuadro de diálogo:

Cuadro de diálogo para insertar hipervínculos

En este cuadro de diálogo nos fijamos en los siguientes elementos:

Al insertar un hipervínculo este aparecerá en nuestro documento tal y como esperamos. Si el hipervínculo nos lleva a una página web y pulsamos en él, se nos abrirá el navegador con la página web vinculada.

Hipervínculo a la web de la Complutense

Si el hipervínculo nos lleva a un archivo de nuestro ordenador y pulsamos en el vínculo, Word lo abrirá con el programa predeterminado para abrir ese tipo de archivos. Por ejemplo, si se trata de un archivo de música, lo abrirá con el reproductor de música predterminado en nuestro ordenador. Si el archivo no se encuentra ahí porque lo hemos borrado, entonces Word nos mostrará una pantalla informándonos de ello.

Posibles problemas con los vínculos externos

En el caso de que vinculemos una página web, si desde el equipo en el que están viendo el documento no tienen acceso a internet, no se podrá acceder a dicha página.

En el caso de que vinculemos un archivo de nuestro ordenador, tienes que tener cuidado si estás utilizando el documento en otro ordenador e intentas seguir el vínculo. Si no has llevado el archivo al nuevo ordenador no va a funcionar.

Para solucionar este problema te aconsejamos que los archivos que vayas a vincular (p.ej. C:\Curso de Word\docu_anexo.pdf) se encuentren en la misma carpeta en la que se encuentra el documento Word (en este caso C:\Curso de Word\docu.docx). Cuando abras el documento Word en otro equipo tienes que asegurarte de que los archivos vinculados también están en la misma carpeta que el documento (p.ej. E:\Documentos\docu.docx y E:\Documentos\docu_anexo.pdf.

También puedes seguir la siguiente estrategia: guardar el documento en la carpeta deseada (p.ej. C:\Curso de Word\docu.docx) y los archivos vinculados en una subcarpeta de dicha carpeta (p.ej. C:\Curso de Word\anexos\docu_anexo.pdf). En el otro equipo en el que vayas a utilizar el documento debes copiar el documento junto con la subcarpeta y su contenido (p.ej. E:\Documentos\docu.docx y E:\Documentos\anexos\docu_anexo.pdf). Esto funcionará porque en el vínculo Word almacenará la ruta relativa a la carpeta en la que se encuentra el documento Word, es decir, sólo guarda la parte de la ruta del archivo vinculado que se encuentra desde la carpeta del documento (en nuestro caso \anexos\docu_anexo.pdf).

Incrustando un archivo en el documento

Otra manera de vincular un archivo a un documento, aunque no usa hipervínculos, consiste en incrustar dicho archivo como un objeto dentro del documento. En ese caso, el archivo que se incrusta queda dentro del archivo de Word a todos los efectos. Esto evita el problema de tener que copiar los archivos externos junto con el documento de Word, aunque también da como resultado un documento de Word de gran tamaño. Para ello en la ficha Insertar pulsa en Insertar >> Texto >> Objeto.

Opciones para insertar objeto

En este caso, lo normal es incrustar un archivo ya existente por eso en el cuadro de diálogo que aparece elige la pestaña Crear desde un archivo y seleccionar el archivo que buscamos a través del botón Examinar....

Cuadro de diálogo para insertar objeto

Una vez que lo hagamos, el documento tendrá incrustado el archivo y en se nos representará como un icono o bien como una vista previa (en el caso por ejemplo de un archivo pdf o de una presentación).

Cuadro de diálogo para insertar objeto

Si queremos abrir el archivo incrustado, bastará con hacer clic sobre él.

Hipervínculos internos al documento: Marcadores

Cuando manejamos un documento extenso, podemos incluir en distintas partes del documento hipervínculos que nos lleven a distintas partes del mismo. Para ello antes de nada debemos decirle a Word qué partes del documento queremos que sirvan de destino para hipervínculos. Esto lo hacemos mediante los marcadores.

La forma de añadirlos un marcador en nuestro documento es primero seleccionar el texto o el punto del documento donde queremos insertar el marcador y a continuación pulsar la opción Insertar >> Vínculos >> Marcador . Al hacerlo nos aparecerá el siguiente cuadro de diálogo:

Cuadro de diálogo para insertar marcadores

En dicho cuadro escribiremos el nombre que queramos darle al marcador (sin espacios en blanco) y seleccionaremos Agregar. Al hacerlo el marcador queda insertado y aparece en la lista de marcadores, aunque visualmente Word no lo representa en el documento.

Una vez creados los marcadores podemos insertar hipervínculos internos, es decir, que nos conduzcan a estos marcadores. Lo haremos de la misma forma que insertamos los hipervínculos externos al documento, pero seleccionando Lugar de este documento en la opción Vincular a. En el cuadro de diálogo nos aparecerán todos los marcadores que hemos insertado hasta ese momento y seleccionaremos aquel que nos interese.

Cuadro de diálogo para insertar hipervínculos internos

Si en algún momento pierdes el control de tus marcadores y no sabes a dónde apunta alguno de ellos, no tienes más que volver a abrir el cuadro de diálogo de marcadores y hacer doble clic en aquel sobre el que tengas dudas, Word colocará el cursor en el punto en el que se encuentre el marcador que insertaste en su momento.

Los marcadores de los títulos

En el curso básico de Word pudiste aprender que el uso de la plantilla de estilos supone una gran ayuda para dar formato a un documento (recuerda que los estilos se encuentran en Inicio >> Estilos). Además, el uso de los estilos de los títulos (Título 1, Título 2, Título 3, etc) nos ofrece también algunas ventajas. Para ello debemos usar sistemáticamente los estilos de los títulos, es decir, usar siempre el estilo Título 1 para el primer nivel de los títulos, el estilo Título 2 para el segundo nivel y así sucesivamente. En ese caso podríamos obtener un documento como éste en el que usamos los estílos "Título", Título 1 y Título 2 de forma adecuada:

Un trabajo con los estilos usados de forma adecuada

Al hacer este uso sistemático de los títulos, Word crea automáticamente un marcador asociado a cada uno de los títulos y subtítulos que pongamos. De esta forma al seleccionar Insertar >> Vínculos >> Hipervínculo y la opción Lugar de este documento podemos ver que nos aparecen marcadores automáticos para cada uno de los títulos de los apartados y subapartados.

Esto nos ahorra trabajo cuando queremos añadir hipervínculos que referencien a los títulos de apartados y subapartados. Además, más adelante veremos otras razones por las que nos puede ser de gran utilidad.

Un trabajo con los estilos usados de forma adecuada

Si quieres que al poner un título Word inserte automáticamente la numeración, por ejemplo, "1." o "1.1", debes configurar la numeración en los estilos de los títulos correspondientes o elegir una plantilla en la que los estilos de los títulos la tengan ya configurada. Estos conceptos se ven en el curso básico de Word.

Si no sabes usar los estilos de Word con propiedad puedes encontrar interesante el curso Edición de textos con Word

Modificar y borrar un hipervínculo

Para modificar o borrar un hipervínculo, coloca el ratón sobre el hipervínculo que quieras trabajar y pulsa el botón derecho. Se te desplegará el menú contextual que incluye entre otras opciones las de modificar y quitar un hipervínculo.

Menú contextual que aparece en un hipervínculo

Si eliges Modificar hipervínculo se abrirá un cuadro de diálogo idéntico al que aparecía al insertar hipervínculo donde puedes cambiar el texto del hipervínculo o lo apuntado por él. Si seleccionas la opción de Quitar hipervínculo el hipervínculo desaparecerá, pero se mantendrá el texto donde estaba el hipervínculo.

También puedes usar el menú contextual para insertar un hipervínculo. Para ello selecciona el texto donde quieres insertar el hipervínculo y pulsa el botón derecho del ratón. En el menú contextual te aparecerá la opción de Hipervínculo... y si la seleccionas te aparecerá el cuadro de diálogo que ya conoces y que te permite insertar un hipervínculo.

También puedes modificar la apariencia de los hipervínculos. Para hacerlo debes modificar los estilos Hipervínculo e Hipervínculo visitado del documento y que Word asigna automáticamente a los hipervínculos.

Hasta ahora hemos explicado el concepto básico de marcador e hipervínculo interno, pero más adelante veremos que Word crear unos marcadores automáticamente y permite generar hipervínculos a ellos de manera muy cómoda y práctica.

Crea un documento con al menos tres páginas. El contenido no es relevante. A continuación, sigue los siguientes pasos:

  1. Inserta en la primera página un hipervínculo externo a una página web que visites habitualmente.
  2. Inserta en la primera página un hipervínculo externo a un documento pdf que tengas en el ordenador.
  3. Inserta en la segunda página el mismo documento pdf que usaste en el paso anterior, pero esta vez lo incrustarás como un objeto dentro del documento. Observa el resultado. Reduce la vista previa que aparece insertada en tu documento a un tamaño más pequeño.
  4. Visita los hipervínculos creados hasta el momento y comprueba la diferencia entre la forma de vincular un archivo externo o incrustarlo como un objeto dentro de el documento. Puedes observar el tamaño resultante del documento Word en el explorador de archivos.
  5. Inserta un marcador de nombre "PDF" en el punto en el que has insertado el documento pdf del paso anterior.
  6. Inserta en la primera página un hipervínculo interno que haga referencia al marcador "PDF" que acabas de crear.
  7. Elimina el hipervínculo que creaste en el paso 1 respetando el texto sobre el que está escrito el hipervínculo (es decir, no lo hagas borrando el texto donde aparece el hipervínculo).
  8. Guarda y cierra el documento Word que has creado y mueve el archivo a otra carpeta. A continuación vuelve a abrir el archivo y comprueba si funcionan los vínculos que creaste en el paso 2 y 3. Si el del paso 2 no te funciona, piensa que tienes que hacer para arreglarlo.

Puede que necesites aplicar otros formatos a algunos párrafos para que tu documento quede como el nuestro. Intenta averiguar cuáles.